lunes, 29 de septiembre de 2014

desde mi ventana miro el árbol
 

qué sostiene
 

cada vez me resulta más difícil nombrar
hacerme las preguntas correctas
 

comprender dónde estoy
en quién estoy encerrada



viernes, 5 de septiembre de 2014

donde empezamos todo estaba destruido

apago el cigarro en el bordillo y me quito las gafas de sol
quiero mirar directamente a los ojos de la gente
sabré si nos entenderemos por la manera en que sus manos partan el pan
si ellos también prefieren el techo de los autobuses
al suelo de una habitación amueblada
si ellos también odian con este odio de un pueblo que se levanta
pues está el mundo envenenado
al pie de los eucaliptos se darán besos sin amor
de la misma forma que yo procuro no pisar los charcos
será de día a espaldas de la montaña
y un cuerpo flotará boca abajo arrastrado por la corriente
mientras el mío busca un banco vacío en algún parque soleado
y lee las noticias en el móvil
y se avergüenza
cada vez tengo más claro que cuando más lo necesito
no me acuerdo de tu cara



domingo, 24 de agosto de 2014

vuelve a los paseos
a los niños en bicicleta
a las ruedas de las bicicletas
a su movimiento circular uniforme
a la cara interna del viento
al canto de los pájaros despertándose
a cada pequeña brizna de hierba
a las pequeñas voluntades
a esa hoja cualquiera que rueda por el suelo
a las hormigas en fila india que corren como la suerte
sin hacer ruido
al suelo
donde ninguna piedra es común
y las sombras de los árboles podrían ser tests de Rorschach
y cualquier realidad que encuentres te parecerá inevitable